PEPITA CABALLERO
 

JOSEFA MATALLANES CABALLERO, gran cantaora paya, conocida artísticamente con el nombre de PEPITA CABALLERO, nacida en Carmona (Sevilla) en el año de 1907, y según consta en su partida de nacimiento, vio la luz por vez primera, en la calle Barbacana Baja número cincuenta y seis, Era la menor de tres hermanos e hija de Miguel y de Gracia. Eran las cinco horas, cuando todavía andaban las luces y las sombras haciendo un sin fin de quebradizos juegos, mezclando el incipiente blanco de sus encaladas paredes, y el averdinado marrón pétreo de las viejas y añejas murallas, de la muy noble y ancestral Carmona. Murió a las 22 horas, del día 21 de Noviembre de 1993. cuando nos abandona tras una larga y penosa enfermedad en una residencia geriátrica de la capital catalana en cuyo cementerio de Collserola descansa en paz la genial cantaora carmonense

 

Ni aun durmiendo puedo tener
tranquilo mi pensamiento,
porque yo tengo un continuo padecer,
mare de mi corazón,
que esta pasando mi cuerpo
por culpa de tu querer.

 

 

Esta petenera, interpretada magistralmente por Pepita Caballero, resume perfectamente el espíritu de esta gran cantaora carmonense, cuya intensa vida siempre giró en torno a su gran pasión: el flamenco. Y es que el flamenco es un cruce de caminos. Y en cada punto de intersección hay un venero del que mana agua fresca y nueva para nutrir caudales diferentes. Carmona ha tenido la gran suerte de acunar en su seno a Josefa Matallanes Caballero, Pepita, cuya voz honda y sentida brotaba de lo más profundo de su corazón, como un manantial de sentimientos. La artista llevó el nombre de Carmona por toda España. Francia, Portugal o Marruecos fueron otros de los países que se rindieron ante su arte. No obstante, Pepita bebió de las fuentes mismas del origen dei flamenco, cuyas raíces parecen provenir de los cantos monocordes islámicos, las canciones populares mozárabes o los cantos judíos. Carmona, Ciudad milenaria, albergó en su devenir histórico a estas civilizaciones, que dejaron su huella e impronta en distintas manifestaciones artísticas. Si nuestras aspiraciones pasan por obtener la declaración de Patrimonio Mundial, no podemos dejar de reconocer nuestro legado cultural, que también proviene del pueblo. Porque el flamenco nace del pueblo mismo, es hijo de la gente sencilla y humilde; es ahí donde radica su fuerza y su grandeza. Carmona, que forma parte de la Ruta de las grandes figuras del flamenco, rinde gran devoción a este arte popular, que reúne a un gran número de aficionados en torno a las diversas actividades que se programan, como el Concurso Nacional de Cante Flamenco. Por eso, la Ciudad de Carmona tiene la satisfacción de impulsar e incentivar iniciativas como la grabación de este disco en homenaje a Pepita Caballero, que recoge fielmente el legado de esta gran artista, para que las generaciones venideras tengan memoria y puedan disfrutar de la voz de una persona que corrió en pos de un sueño hasta alcanzarlo.

 


en la foto José Maria Ruiz Fuentes, que le rinde honores en su pueblo de Carmona (Sevilla)

 

 

Difíciles tiempos para humanizarse y materializarse los duendes; pero no se si sería por el enclave, la persona o el sino, o tal vez por sus amalgama, esa niña fue redondeando su voz, aflamencandola y endulzándola para dar con fidelidad la línea ortodoxa de los cantes que interpretaba con una entrega total. Gran sensibilidad y sentido vocacional del oficio de cantaora, con una enorme afición al servicio de un aprendizaje constante y permanente, y un sello personalísimo de majestuosidad y prestancia en sus interpretaciones, que pasaron de ser locales y regionales hasta hacerse nacionales en 1932, cuando debuta en el Circo Price de Madrid, donde siempre le acompañaron éxito y fama que, junto a su sello personal e impronta, hicieron que en 1934, y de la mano de Pepe Marchena o Jesús Perosanz, realizara recorridos artísticos abanderada siempre por su inconfundible sello personalizado de fandangos, bulerías, tarantas, peteneras y granainas e incluso engrandeció el cante por mineras prestándole su voz, su hondura y su bien saber hacer para llevarlo a La Unión.

 

También llevó su bandera (nuestra bandera) por toda España, Francia (París y Lyon), Portugal (Lisboa y el Algarve), Marruecos (Orán y Casablanca), en 1936 participó en el Certamen Nacional de Cante Flamenco celebrado en el Circo Price. También frecuentó las reuniones de cante del Colmao Villa Rosa, ambos en Madrid. Llegaron los difíciles años de la Guerra Civil y de la Post-guerra, donde hasta a los duendes les era dificil sobrevivir. De esto si que sabía mucho nuestra Pepita, pues en los años sesenta la avalancha de la emigración la empujó a Cataluña, concretamente Barcelona la acoge, y en su calle Industria, 18, 3°-,1 á se instala en el que sería su nuevo hogar. Allí en el deambular que conlleva su nueva profesión, la de lotera, y en ese ambiente de sociedades, casinos y peñas, es donde encuentra de nuevo el calor y la amistad que le brindan los socios que comparten su misma afición: el flamenco. Impartió clases y, con su saber y maestría, formó a nuevas generaciones en este difícil mundo del arte flamenco.

 

Pepita Caballero vuelve a Carmona para presidir el II Festival de Arte Flamenco que en su homenaje organiza la Tertulia Flamenca de Carmona el 15 de Julio de 1972, compartiendo escenario con grandes artistas como Fosforito, Lebrijano, Fernanda de Utrera, Chocolate, Diego Clavel, etc. Esa noche nos deleitó con sus magistrales peteneras o la exquisita musicalidad de sus granaínas. Fue a las 22 horas, del día 21 de Noviembre de 1993, cuando nos abandona tras una larga y penosa enfermedad en una residencia geriátrica de la capital catalana en cuyo cementerio de Collserola descansa en paz la genial cantaora carmonense. Es ya en el año 1999, cuando la Agrupación Cultural Flamenca "Amigos de la Guitarra" promueve el "Memorial Pepita Caballero", que hasta la fecha da nombre a la Semana Cultural Flamenca", y que año tras año nos trae a destacadas figuras del Arte Flamenco. Con ella se nos fue la más grande cantaora que nos ha dado Carmona, viva en el presente disco como homenaje póstumo a esta singular mujer.

VIDEO

AUDIO


Homenaje a Pepita Caballero
En un Cante por

PETENERAS

Acompañada por Manolo Moreno y Melchor de Marchena
Duración 3:03

autor y foto Alcaldía de Carmona,  En la foto José Maria Ruiz Fuentes, que le rinde honores en su pueblo de Carmona (Sevilla,) propiedad del Arte de Vivir el Flamenco

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar