MIGUEL VARGAS

 

MIGUEL RUBIO VARGAS, cantaor de flamenco, más conocido con el nombre artístico de MIGUEL VARGAS, nació en  La Puebla de Cazalla (Sevilla), en el año de 1942, y murió en Paradas (Sevilla) en el 1996. Siendo muy joven se marcho a Paradas para trabajar. Su vocación por el cante era tan grande que aprendió a cantar escuchando la radio mientras trabajaba en el campo,
 


La Puebla de Cazalla
grandes cantaores dio,
para orgullo de su pueblo
porque así lo quiso dios,
teniendo a Miguel Vargas
para mejor compensación,
admiración del flamenco
para toda la buena afición .
 


 

Muy pronto se convirtió en uno de los artistas más serios de la afición. Como sus paisanos, La Niña de la Puebla, José Menese y Diego Clavel, estuvo muy vinculado a la figura de Moreno Galván, cuyas letras interpretó Miguel en multitud de ocasiones. En 1968 ganó el premio por seguiriyas en el concurso de Mairena del Alcor y tras ese éxito se marchó a Madrid, donde trabajó durante seis años en el tablao Zambra con artistas como Rafael Romero (el Gallina), Juan Varea, Pericón de Cádiz, Pepe el Culata. Rosa Durán y otros grandes artistas. Con este cuadro actuó en Francia y otros países europeos. En aquella época grabó su primer disco, “Un morisco en Paradas”, con la guitarra de Melchor de Marchena. Es titular de la peña de Paradas y el último gran seguiriyero, así como un importante alumno de la escuela Mairenista
 

 


Miguel Vargas, Guitarras J. Luis Postigo y Manolo Franco

 


 Miguel Vargas, Guitarras Manolo Franco y J. Luis Postigo

 


Trabajo en los primeros intentos de un teatro andaluz que emplea el cante como elemento dramático. También obtuvo un premio en el concurso de Archidona y el Yunque de Oro de la Tertulia Flamenca de Ceuta. Ha ofrecido recitales en los teatros parisinos Olympia y de La Villa, así como en diversos centros culturales, universitarios y peñas flamencas. Miguel Vargas es un cantaor que transmite el cante  con verdadera pasión y con mucho arte, no se puede explicar la belleza que impregna todo el cante de Miguel Vargas, ni la rara perfección de algunas de sus interpretaciones. Las soleares,  siguiriyas, los tientos, la toná y la liviana son verdaderamente un buen ejemplo.
 

 


Puerta de entrada a la Tertulia Flamenca de Ceuta,

 


Sevilla,  plaza de San Francisco

 


Miguel Rubio Vargas, para su mundo artístico Miguel Vargas, es un cantaor de una pureza excelente para transmitir los cantes, graba discos importantes que nos deja como el mejor recuerdo, con solo verle sentado, dispuesto a cantar, con una figura flamenca de mucho arte, nos da la estampa del cantaor dispuesto a darlo todo con la mayor sabiduría, no tiene antecedentes en su familia de cantaores, su caso es de pura  vocación. Hombre del campo, a él nadie le enseñó los cantes, los aprendió porque necesitaba cantar,

 


Castillo de La Puebla de Cazalla (Sevilla)


Mapa de Sevilla

 

VIDEO

AUDIO

Homenaje a Miguel Vargas

datos biográficos recopilados, imagen y  poema de José Maria Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar