JOSÉ EL DE LOS CAMARONES

 

JOSÉ GALÁN GARCÍA, cantaor gitano, conocido en el mundo del cante flamenco con el nombre artístico de JOSÉ EL DE LOS CAMARONES, como también se le apodo el Bizco de los Camarones, nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) en el año de 1955, Acostumbrado a pelear contra las mareas y los elementos desde pequeño, contaba ocho años de edad y ya salía a las claras del día para mariscar con su padre "invierno tras invierno". "Jamás fui niño", asegura José Galán, el de los Camarones, el mayor de los trece hermanos que nacieron en la Plazuela y se criaron en la Hoyanca dentro de una vida difícil.

Tiene arte y poderío
gitano de grandeza
en la tierra de Jerez
es donde ha nació.

No más que la de cientos de familias numerosas atrapadas en el contexto del hambre y la noche negra de la España de mediados del siglo pasado. A sus 55 años, José sigue luchando. No ha dejado de hacerlo. "Acepto lo que no puedo cambiar pero tengo el valor de luchar por lo que creo que sí puedo". Es la máxima de este hombre regenerado, metamorfoseado. Tras un retiro, "un exilio", de unos cinco años en Ubrique, la localidad a la que su padre y él mismo fueron y vinieron sienes de veces con el canasto sobre el brazo, José asegura no "flagelarse" con las cosas que le hayan podido sobrevenir en la vida, con sus momentos más sombríos, con los pulsos consigo mismo.


Jerez de la Frontera, al fondo la Catedral

 


Centro andaluz del Flamenco en Jerez de la Frontera,


Porque a la postre "he aprendido a quererme a mí mismo, a respetarme".  Quizás por eso dejó el viejo apodo de Bizco de los Camarones, con el que grabó tres discos y ganó premios de enjundia, y ahora, simple y llanamente, es José Galán, el de los Camarones. Dice ser "feliz" y, aunque "tengo más niños (9) que muebles", asegura sentirse "joven" y preparado para reconducir una carrera artística con tantos altibajos como quilates tiene su forma de decir el cante. Sin vanagloriarse, "hoy puedo decir que he alcanzado mi madurez en el cante, que puedo dedicarme a él por entero y a conciencia. Ya he pagado el precio". 


Mañana, a partir de las ocho y media de la tarde, José de los Camarones presenta en el mesón la Bodeguilla (Calle Zarza, 4) su quinto disco, 'Jondo', auspiciado por el Ateneo Cultural Andaluz, acompañado del toque del jovencísimo guitarrista portuense Paco León, y obra de un intérprete y creador con un conocimiento y facultades de las que no nacen a diario ni en la mismísima cuna del cante. Entretanto, tras regalar un fandango de Lucena a las once de la mañana, he aquí las reflexiones del 'de los camarones' sobre el arte jondo y su relación vivencial con el flamenco. "Este disco tiene como objetivo conservar los cantes básicos, he plasmado 30 y tantos años de mi vida en el cante dentro de las letras y el toque; hay unas vivencias experimentadas a pulso; 'Jondo' no es un disco enteramente comercial pero sí didáctico". "Hago aportaciones, como una seguiriya que arranca por martinetes, un pregón de cuatro generaciones con un aporte en el toque de milonga.


"En este disco me pregunto: ¿quién soy, qué quiero y a dónde voy". "Es un trabajo que me ha llevado mucho tiempo de meditación".  Es el motor de 'Jondo'. Son cuatro cortes de los doce que tiene el disco: fandango, granaína, soleá y seguiriya. "He despertado del sueño, nunca me he perdido". "Si uno coge un camino con honradez y conocimiento, la historia te pone en el sitio y ahora estoy en camino. La historia es sabia y al final el que da el pelotazo en un día desaparece, pero no entro en controversias con nadie, no tiro piedras a mi propio tejado". "Con mi canasto me metía en bujíos en los que hoy en día parte de la juventud estaría loca por entrar, allí escuchaba a Agujetas el Viejo, Tío Borrico, Manuel Moneo, Chocolate, Tía Polola.


Mi oficio de canastero me ha dado una riqueza incalculable. Todo no va a ser malo".  "Con todas mis virtudes y defectos, soy muy responsable y con una disciplina heredada de los grandes maestros. El arte jondo merece un respeto y el público también merece ese respeto, por lo que hay que ser disciplinados y respetuosos con la herencia". "Estoy muy bien y muy feliz, tengo más niños que muebles y mi compañera Dolores, mi mujer, es mi muro de contención". "La juventud vale un imperio, hay que comprenderla y reconocer sus valores. Un bebé no nace de la noche a la mañana, implica una gestación, y luego una disciplina porque si no te parte la casa entera. Hay que dar cultura y tenerla, un hombre sin cultura es un bulto sospechoso. A la juventud le sugiero que respete la fuente y a esos personajes que les antecedieron; que sean humildes con ellos mismo y no aparenten".  "Me parece bien que se cree con la personalidad de cada uno pero la casa se empieza por los fundamentos. Hay que encontrar la raíz, y claro que cuesta trabajo, el arte es gratis pero no barato, pero que no empiecen por el tejado porque sería dramático". "Hay suficiente material durante 100 años como para desarrollar este manantial que es el flamenco, que es infinito". "Nadie tiene el copyright de este arte, ser de Jerez es un pasaporte pero no puede serlo todo y no por ser de Jerez canto mejor que uno de Valencia". "Nunca he dejado de aprender, y me asombro con lo que hay hoy en día; ya no hay excusa para el desconocimiento.

Me he llevado dos
meses para aprender la 'arroba', me he partío los dos dedos, pero con un botón está todo al alcance". "El reconocimiento de la Unesco es soberbio y todos hemos aportado: desde Jerez hasta Australia; el flamenco tiene tanto valor porque está hecho de sangre, sacrificio y muerte y ya contaba con el reconocimiento de gente culta como Voltaire, Machado, Lorca, Falla... Hay detractores porque cuando uno siembra trigo también crece la cizaña". "Lo más importante es tomarse en serio que el flamenco acabe en los colegios y el valor de un reconocimiento a la dignidad humana porque el arte jondo ya era universal".
 

Crónica recital de José Galán. José  “El de los Camarones”
José Galán, conocido artísticamente como José “El de los Camarones”, presentó el viernes dia 27 de Abril su octavo disco, cuyos palos los trasladó con su voz gitana, acompasada y clara, al escenario instalado en lo que fuera la fragua de “El Viejo Agujetas”, de cuyo hijo Manuel de los Santos “Agujetas”, José dijo que es el máximo exponente actualmente del cante flamenco. 
Comenzó José por Tientos, que lo hizo con mucho compás, luego hizo las alegrías de Cádiz, mejor no se puede hacer. Nos sumergió en el fondo de las minas para hacer taranto y taranta, terminando la primera parte recordando a Charamusco cuando hizo la soleá apolá.  Nuevamente en el escenario José hizo unas muy logradas seguiriyas pasando a recordarnos a Cepero, El Sevillano y el Gloria con sus fandangos.  José, solidario con aquellas personas que están siendo atacadas por su raza o color, hizo vidalita por bulería muy bien escrita y cantada, por último hizo tangos con un aire extremeño y muy parecido al cantaor y paisano suyo “Capullo de Jerez”,  como no podía ser de otra forma y a petición del presentador y socio de la Tertulia, Bernardo Cala, encendió la fragua por martinetes.  El duende que lleva dentro hizo que el público solamente se escuchara con sus aplausos en cada final de sus cantes, algunos de lo cuales también les hicieron levantar de sus asientos. En definitiva cantaor que no tiene nada que envidiar a cantaores de renombre porque él sabe de lo que se trata, sabe cómo y cuándo hay que cortar y seguir el cante. José estuvo muy bien acompañado a la guitarra por Juanpe Calabante.  Desde aquí les deseo mucha suerte en este difícil Arte como es el Flamenco.
Rota 28-04- 2012- Fotos y texto del socio colaborador Juan Manuel Pizones Rico.

VIDEO




JOSÉ DE LOS CAMARONES. OTRA SOLEÁ.

AUDIO

Homenaje a José el de los Camarones
en un cante por

Datos   Francisco Sánchez Múgica / Jerez | Actualizado 25.11.2010,   recopilación y  poema de José María Ruiz Fuentes

Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar