JOSÉ DE LA TOMASA
 

JOSÉ GEORGIO SOTO, cantaor gitano, más conocido con el nombre artístico de JOSÉ DE LA TOMASA , nace en Sevilla en el año 1951, casado con Dª Ana González de Jesús, tuvieron cuatro hijos varones, José Manuel, Miguel, Gabriel y Juan Amor.  Sobrino-nieto de Manuel Torre, nieto de Pepe Torre, e hijo de Tomaza y Pies de Plomo. Casi siempre alternó cantando en fiestas familiares y en reuniones de cabales, su revelación artística se produjo al ganar el concurso de Mairena del Alcor, formo parte del grupo Triana. Al ganar en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, en 1976, el premio Manuel Torre por seguiriyas y tonás, y a partir de aquí le llegó su consagración como un gran cantaor de este Arte del cante flamenco.

 


Las raíces nacen y se van reproduciendo
de padres a hijos y de abuelos a nietos,
José de la Tomaza nos transmite su cante
con arte sabiduría y el bien decir,
de sus maestros que fueron su padre y abuelos,
porque lo lleva muy dentro de su sangre
con todo el mayor arte en su propio cuerpo
que va perdurando para los siglos de los siglos.
 

 

Actúa en peñas flamencas y comienza a participar en los festivales andaluces, de los que actualmente es una de sus primeras figuras. Como cantaor autor de sus letras se refleja en su discografía, así como su capacidad de repertorio. Se presentó en Madrid, en 1984, en uno de los festivales del homenaje a Federico García Lorca, celebrado en el Teatro Español, repitiendo ante el público Madrileño, en el Teatro Alcalá Palace, durante la Cumbre Flamenca de 1985. Ha sido finalista del premio El Compás del Cante, en 1984, y del Giraldillo del Cante, en 1980. 

 


SEVILLA. Puente de San Telmo y vista parcial

 


Sevilla,  patio banderas y giralda

 

Es seguro que a través de José de la Tomaza nos llega el cante verdadero de nuestra Andalucía, con esa gran pureza que le caracteriza sus orígenes, erigiéndose como batallador de unas formas de cante y ecos rancios que gracias a él, y a pocos cantaores como él, podemos degustar los cabales. Su cante se apoya en la tradición familiar, Pepe y Manuel Torre, con algunos recuerdos también de Juanito Mojama, pero es consciente de que el flamenco de ahora es deudor de la totalidad de los artistas que han contribuido de lejos a la creación y transmisión de este arte.
 


José de la Tomaza acompañado a la guitarra por José Luis Postigo

 


José de la Tomaza

José de La Tomaza es un cantaor excepcional. La calidad de sus registros se une a la diversidad de los mismos, como su ejemplar estilo por granaínas. Si a ello le añadimos ese compás de los cantes madre, como la soleá, o la seguiriya, habremos terminado de perfilar lo que sin duda alguna se ha reconocido como una primera figura del cante. José Maria Ruiz Fuentes comenta, le llegue a conocer durante las Cumbre Flamenca de 1985, donde culmina mi gran admiración por su bien decir del cante, con esa voz clara pura y flamenca.  Su desgarro como su forma de trabaja el cante hace que  su transmisión nos lleguen a todos los buenos aficionados. José de La Tomaza alcanza su auténtica personalidad querida y admirada por todo el buen aficionado al cante. Sus aficiones son pescar en chipiona donde tiene un barquito y el betis, tiene escrito dos libros alma de barco de letras de cante y otro de saetas 
ACTUALMENTE LE TOCA O MANOLO FRANCO O ANTONIO CARRIÓN
 

Lunes 11 de Junio del 2007 : 20.30 horas.
Centro Cultural Provincial (C/Ollerías, s/n). Málaga.

Ciclo Flamenco y Poesía.

Ponente: Pablo García Baena

Cantaor: José de la Tomasa

Entrada 1,5 euros desde el viernes anterior a cada cita
en la recepción del Centro Cultural Provincial.

 

 

José el de la Tomasa en arte
Hijo de payo y de gitana emparentada con Manuel Torre, aprendió el oficio de pescar y publicó un libro titulado 'Alma de barco'. Bético, saetero, su primera actuación fue en Fuente de Cantos, cuna de Zurbarán
Tal vez de acompañar a su padre siendo niño a pescar por el río Guadalquivir en una barquilla de aparejos se le quedó alma de barco. Es el título, Alma de Barco, del libro con poemas de José el de la Tomasa que hace ya casi veinte años publicó la Fundación Machado con la colaboración del Equipo Arriate. José Giorgio, hijo del payo Pies de Plomo y la gitana Tomasa, es con Silverio Franconetti una de esas rarezas italianas en el acervo del flamenco. José el de la Tomasa -el artículo determinado es crucial: nada le molesta más que la supresión, es como una preposición deshonesta- nació en Sevilla el 19 de agosto de 1951. Es italiano por su proximidad geográfica a la centuria de los armaos de la Macarena. Por su adicción festiva, nada cainita, a la Bética. Participó en una de sus expediciones más gloriosas, el viaje en autobús a Burgos para certificar el ascenso de su Betis en el Plantío a Primera División en 1994, primer año de Serra Ferrer. Los que le acompañamos en la marcha verde, réplica del título de Antonio Hernández, recordamos la olla de puchero que la mujer de José preparó para los expedicionarios. Es el único cantaor ágrafo que escribió un libro de poemas. No era un libro cualquiera. Sus editores dividieron su contenido en coplas de tres, de cuatro y de cinco versos. Como si estuviéramos ante un Lope o un Petrarca. Su primera actuación en público tuvo lugar en Fuente de Cantos, el pueblo extremeño donde vino al mundo Zurbarán. Cuando la Fundación editó Alma de barco, con un prólogo del catedrático de Literatura Pedro Piñero, en la reseña biográfica se daba cuenta de que contrajo matrimonio el 17 de junio de 1972 con Ana González de Jesús. Gabriel, el tercero de la prole, que hoy toma la alternativa de la mano de su padre, a su modo pescador de almas como Aquel que alienta sus saetas que cortan el aire y estremecen la noche, tenía entonces ocho años. Antes nacieron José Miguel y Manuel. Juan Amor cerró el cuarteto, familia con geometría de poeta. Juglar verdiblanco, artista de los callejones, le llamaban Brujo en sus comienzos por su habilidad con cantes negros y boricuas. Sones espirituales de esa materia que le llegó de Pies de Plomo y la Tomasa, herencia de Manuel Torre. La estirpe del cante de quien creció a la vera de la torre de los Perdigones, giralda de macarenos, broadway caló del Moscú sevillano.  En 1977, el año de la gloria copera de su equipo, obtiene en Córdoba el premio Manuel Torre por seguiriyas. Ha sido profesor en la Fundación Cristina Heeren tutelando a remotas vocaciones nórdicas, teutonas y orientales. Dice José María Pérez Orozco, su tutor literario, que José nunca fue a la escuela y aprendió a leer por los letreros de las tiendas.
Francisco Correal | Actualizado 18.09.2008

Llega a los 'Jueves flamencos' José de la Tomasa, "el último mohicano"
El cantaor sevillano, "de lo poco que queda ya absolutamente puro", defenderá "la bandera" de sus raíces.
José de la Tomasa, hijo de La Tomasa, que le dio "la magia", y de Manuel Pies de Plomo, antiguo alamedero llamado en realidad Giorgio y del que aprendió "los sonidos de Italia", vuelve hoy a actuar en Sevilla, en esta ocasión dentro del ciclo Jueves flamencos que organiza Cajasol en su Centro Cultural de la calle Laraña. "Yo, mira, es que a priori nunca sé lo que voy a hacer, porque según sea el público y esté el ambiente uno también va creando cosas ahí en la silla", decía ayer el cantaor sevillano, indiscutible referente actual del cante flamenco más clásico y ortodoxo de la ciudad -"de lo poco que queda absolutamente puro", dijo el director del ciclo, Manuel Herrera-, cuando este último le pidió que explicara lo que ha preparado para su recital, en el que le acompañará, a la guitarra, Pedro Sierra. Malagueñas, cantes de Levante, soleás, alegrías y seguiriyas se escucharán seguro. Es todo lo que avanzó este cantaor sevillano que se siente muchas veces, dijo, como "el último mohicano, sin que haga nada del otro mundo" más allá de "llevar con gusto la bandera" de su familia. "A lo mejor me he equivocado", añadió, "pero bueno, a mí es que lo crematístico nunca me ha importado demasiado". Aunque sí mostró su extrañeza ante el hecho de que tantos de sus alumnos, "60 o 70", calculó a bote pronto el cantaor, "vivan del cante". "Mucha gente. Todos menos yo", se quejaba -aunque entre risas- José de la Tomasa, profesor de cante en la Fundación Cristina Heeren desde 1996.
Francisco Camero Sevilla | Actualizado 13.02.2014 - José de la Tomasa, durante una actuación reciente. Continua en el periodico

VIDEO

 

AUDIO

Homenaje a José de la Tomasa
En un Cante por

SEGUIRIYAS

acompañado por Pepe Fernández
Duración 4:43

 Datos y poema de José María Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar