RAFAEL ROMERO

 

RAFAEL ROMERO ROMERO, cantaor gitano, más conocido con su propio nombre artístico de RAFAEL ROMERO "EL GALLINA", nació en Andujar (Jaén) el día 9 de octubre de 1910, y murió en Madrid el día 4 de enero de 1991. Aprendió a cantar sin salir de su pueblo, ni casi de su casa, pues en su familia hubo mucha gente que cantaba, bailaba o tocaba la guitarra. Rafael andaba con su padre, que se dedicaba al trato de ganado y tocaba la guitarra, de aquí para allá en las ferias, y oía lo que podía e iba aprendiéndolo. A los doce años empezó a ganar dinero como profesional, era conocido en su juventud por el apodo de El Gallina, por la costumbre de cantar la popular canción La gallina papanata.



Andujar pueblo que le vio nace,
al gitano de más fama del flamenco,
que Jaén su capital supo dad,
Rafael Romero gitano de verdad
vino a este mundo solo para cantar,
era tanta su afición que ponía
toda su alma y todo su corazón,
admirado y querido por la afición
de España y del mundo entero

 

Sus comienzos artísticos se desarrollaron en su tierra natal, donde se dedicó al baile por una transitoria pérdida de voz, y al terminar la guerra civil se trasladó a Madrid, donde residió prácticamente desde 1937, donde conoció al guitarrista jerezano Perico el del Lunar, quien influyó en su preparación artística. Frecuentó en los años cuarenta los colmaos Madrileños de Villa Rosa y Los Gabrieles, ingresando después en el Tablao Zambra, local en el que permaneció hasta su desaparición, alternando con Pericón de Cádiz, Manolo Vargas, Rosa Durán, Juan Varea, Pepe El Culata y Perico el del Lunar, y con muchas más destacadas figuras.
 


Santuario"Virgen de la Cabeza"-Andújar-Jaén

 


Jaén, vista panorámica y Catedral 

En 1955, grabó siguiriyas, tonás, peteneras, alboreás y mirabrás en la primera Antología del cante flamenco, de la marca Hispavox, que obtuvo el premio de la Academia Francesa del Disco. Ha actuado también en las compañías de Vicente Escudero, Teresa y Luisillo, Antonio, El Greco, etc., viajando por distintos continentes, y en el Tablao El Catalán de París. Entre sus actuaciones en festivales, hay que destacar su participación en la Cumbre Flamenca de Madrid y en la Bienal de Arte Flamenco Ciudad de Sevilla, así como en las Noches Flamencas del Círculo de Bellas Artes madrileño, junto a recitales en peñas flamencas y centros culturales

 

 

La Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces, le otorgó el Premio Nacional de Cante en 1973, y, en 1976, fue homenajeado en su ciudad de nacimiento, rotulándose una calle con su nombre. Igualmente, en 1984, le fue ofrecido un homenaje por la Peña Flamenca de Jaén, consistente en un festival a su beneficio. Ha actuado en las películas cinematográficas Brindis a Monolete, El llanto de un bandido y El arte de vivir.
 


Guitarrista Tomás de Utrera, acompañando a Rafael Romero, foto cedida por el propio Tomas de Utrera


Madrid, puerta de Alcalá le rinde un caluroso homenaje

 

Rafael Romero (El Gallina), es un cantaor de una delicadeza genial para el flamenco,  Verle cantar es sentir la grandeza que pone en cada actuación de decir el cante, con la mayor pureza de su alma. A la petenera Rafael Romero creo unas formas únicas de grandeza,  como a los tangos siempre supo darles personalidad, al garrotín le dejo un perfecto estilo, como en tantos cantes.
 

 

Arrancan en Andújar los actos del centenario del cantaor 'El Gallina'
Arrancan en Andújar los actos con motivo del centenario del nacimiento del insigne 'cantaor' iliturgitano Rafael Romero 'El Gallina', que se va a conmemorar en el próximo año 2010.
El pasado viernes se inició en la sede de la peña flamenca Los Romeros el II Seminario de Estudios Flamencos dedicados al 'Gallina' con las actuaciones al cante de Luis Heredia 'El Polaco' y de Manuel Flores a la guitarra. La socia de la peña Ana Alonso ofreció antes una semblanza Romero. Este seminario proseguirá el día 22 de enero con las actuaciones de Niño Jorge y Manuel Canalejas, quienes estarán acompañados al toque por José Rojo. Concluirá el día 12 de marzo con el cante de Anabel Rosado y la guitarra de Antonio Higuero. El seminario está organizado por la peña flamenca Los Romeros en colaboración con el Área de Cultura del Consistorio iliturgitano y de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco. Para el año que viene se va a programar en Andújar una recital que aglutinará a figuras del flamenco y se van a proyectar películas en las que figuraba Rafael Romero.
Semblanza  Este cantaor nació en Andújar el día 9 de octubre de 1910 de y se crió en el seno de una familia en la que hubo mucha gente que cantaba, de ahí que fuera normal que oyendo y repitiendo los cantes y viviera por tanto el flamenco desde su infancia. Su actividad no se limitó a sus actuaciones en el tablao, ya que, formando parte de importantes compañías extendió su cante por toda la geografía nacional y por las más importantes ciudades del extranjero.
ANDÚJAR. 14.12.09  - JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

Centenario de Rafael Romero
El sello El Flamenco Vive vuelve a apostar por la recuperación del patrimonio jondo con la edición de 87 cantes del maestro de Andújar comentados por Gamboa
¡Cantes de época! Rafael Romero. 4 cedés. Libro de José Manuel Gamboa, 255 pp. El Flamenco Vive El pasado día 9 se cumplieron cien años de su nacimiento. José Manuel Gamboa da como lugar de nacimiento Andújar, que es lo que afirman la mayoría de artículos biográficos del cantaor. Pero hay investigadores, como Manuel Bohorquez, que dan como lugar de nacimiento la localidad jiennense de Huelma, en el corazón de la Sierra Mágina. En todo caso, el cantaor se crió y creció en Andújar, hasta que se fue a Madrid en busca del sustento flamenco. El libro de Gamboa no es una biografía, sino que trata de las peripecias, fundamentalmente de las discográficas, de Rafael Romero en la segunda mitad de la década de los 50. Es decir, la época de enorme fiebre discográfica que sucedió a la publicación de la famosa Antología del cante flamenco de Hispavox, que marcó, como saben, un hito en la historia de la discografía española y que es el modelo de toda la fiebre antologista que se sucedió en los tres lustros siguientes. Gamboa utiliza gran parte de las páginas de esta obra para datar la mencionada obra discográfica y esclarecer los inequívocos orígenes hispanos e hixpavoxianos de la antología primera. Es un viejo debate, que en este caso dialoga amistosamente con Pierre Lefranc, que siempre ha defendido la propiedad francesa de la obra. Sin entrar en detalles, creo que este libro pone sobre la mesa, con una apabullante documentación, todas las circunstancias que confluyeron en el origen del proyecto. El libro es un repaso a la trayectoria discográfica de Rafael Romero, que, como señala el autor, se llevó a cabo casi en su totalidad en el formato de microsurco. Lo que significa contar los orígenes y evolución de este formato en España. Romero llevó a cabo una frenética actividad discográfica en la segunda mitad de los 50, recogida en los cuatro discos compactos que acompañan al libro. 87 cantes con Romero como protagonista y con las guitarras de Perico el del Lunar, Andrés Heredia y Pepe de Almería, entre otros. Se trata de una auténtica enciclopedia de estilos flamencos, comentados cada uno de ellos en el libro de Gamboa. Aclara, por ejemplo, que la grabación de la alboreá que incluía la mencionada antología, y que también está presente aquí, no era la primera grabación por este cante que se realizaba. En los estilos rítmicos, no sólo se muestra Romero como un gran dominador del compás. También un enorme cantaor para el baile, como se puede apreciar en las grabaciones aquí incluidas para los pies de Pacita Tomás y José Greco, entre otros. La caña fue uno de los estilos estrella del repertorio de Rafael Romero, lo que corroboran las cinco versiones de la misma que incluyen estos discos. Dice Gamboa que se trata de la caña de Chacón, en efecto, pero en su versión para el baile, ya que fue Perico el del Lunar, que acompaña a Romero en el primer número, tomado de la antología de Hispavox, el que rescató el estilo. En efecto, como ampliamente documenta Gamboa, Perico el del Lunar fue el responsable de la música de la versión coreográfica de la caña que estrenó Carmen Amaya en 1935. De ahí el carácter pausado, algo museístico, de los paseíllos vocales, que se fue matizando en algunas de las versiones posteriores (Morente, Arcángel). Incluso nos ofrece Romero en esta recopilación una caña por pasodoble, con guitarra y castañuelas como acompañamiento. La petenera corta es otro de los estilos que Romero incluyó en la antología de Hispavox, versión que, como sabemos, creó escuela cantaora. Otra curiosidad de este disco: unos fandangos de Huelva con verdiales. Otro de los estilos bandera del repertorio de Chacón que cantó Rafael Romero fue el mirabrás. Fue de nuevo Perico el del Lunar el trasmisor. Gamboa señala que el virtuosismo rítmico que ambos intérpretes demuestran en el número no va en detrimento del necesario aire pastueño que requiere la pieza. Romero ejerce también su magisterio en los estilos de compás menos estricto. Así la malagueñas de la Trini: solemne, afinado, emotivo y desolador, como corresponde. Entre las originalidades de la discografía de Romero se cuentan los llamados Cantes de madrugá, que se proponen como antecedentes de la minera. Que efectivamente sea un estilo de origen popular o que se trate de una taranta dicha de una particular manera romera es algo que no aclara Gamboa, que ofrece las dos explicaciones que sobre este cante se han dado en la tradición flamenca.
Juan Vergillos | Actualizado 20.10.2010 - El cantaor jiennense Rafael Romero.

 

VIDEO

 

AUDIO

Homenaje a Rafael Romero
En un Cante por

RONDEÑAS

TIENTOS

Acompañado por Manuel Montoya
Duración 2:31
1985

Autor: José María Ruiz Fuentes

 Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003