PEPE MARTÍNEZ
 

JOSÉ MARTÍNEZ LEÓN, guitarrista payo, más conocido en el mundo del arte de la guitarra flamenca con su propio nombre de PEPE MARTÍNEZ, nació en Sevilla en el año de 1923, y murió en su misma ciudad natal de Sevilla en el 1984. Uno de los últimos seguidores directos de Ramón Montoya. Asimismo era un gran admirador del arte del Niño Ricardo.

 

 

Las seis cuerdas de la guitarra
desde la prima hasta el bordón,
suena con  bonita armonía
en los dedos de su tocaor,
del maestro Pepe Martinez
que lo hace con mucha afición,
para deleite de toda España
 orgullo para todo el mundo
y para toda la buena afición
 

 

Su toque muy flamenco y exquisito acompañó durante muchos años al cante de Pepe Marchena, como guitarrista muy especial de la Niña de Antequera, Valderrama, La Niña de La Puebla, etc. Era también continuador de la tradición concertista de Montoya, como se refleja en su discografía en solitario. C.D. 8.

 


Sevilla,  diversos aspectos

 


Sevilla,  plaza de San Francisco


A Pepe Martínez tuve el placer de verle en varias ocasiones en el Circo Price de Madrid, en estas actuaciones siempre le vi acompañando a la Niña de Antequera, que era por lo visto su guitarrista preferido,


Pepe Martínez


Pepe Martínez

 

 

 


Una guitarra olvidada
El tocaor sevillano Pepe Martínez fue un reputado concertista en Londres y París. Fonotrón rescata uno de sus discos solistas más brillantes, de 1960
Pepe Martínez. Grabaciones originales años 1957-1960. Calé Records. La información biográfica que aparece en la contraportada de este disco de Pepe Martínez (1923-1984) es la misma que leemos en todas las historias de la guitarra flamenca. Editado por vez primera en 1960 por Hispavox, este Lp recoge el contenido de epés aparecidos dos o tres años antes, recurso habitual en la época. Mi primer contacto con este guitarrista, en disco, fue el toque pulcro, refinado y sin embargo directo, que aparece en la segunda antología de Juanito Valderrama, Una historia del cante flamenco (Belter, 1968). Mi segundo contacto con él fue el capítulo que le dedica la serie Rito y geografía del cante emitido el 23 de julio de 1973. Sin poseer una técnica apabullante, Martínez convence por la veracidad de su toque, que consiste en una cierta placidez vital, en gustarse y recrearse con las notas y los silencios, que lo acercan a la guitarra clásica. Una lección de paz y contemplación que tendría un efecto benéfico hoy, de popularizarse, en la guitarra flamenca, y que lo encontramos en escasos intérpretes actucales como Alfredo Lagos o el Canito. Por su tratamiento del compás de estilos como la guajira, tal y como escuchamos en esta obra, podemos apreciar que la evolución rítmica de determinados estilos ha venido siempre de la guitarra, afectando esta evolución también al cante, obviamente.  Martínez afirma en la entrevista incluida en el programa de televisión mencionado que tocó para todos los grandes intérpretes de la segunda ópera flamenca, la de posguerra: Marchena, Valderrama, Niña de la Puebla, Pepe Pinto, Canalejas, Manuel Vallejo, Niña de los Peines, Jacinto Almadén, etc. Aunque señala, a continuación, que prefiere el concertismo, carrera que llevó a cabo sobre todo en Francia e Inglaterra. Sus inicios como concertista tienen que ver con este último país ya que, según nos cuenta, fue a raíz del interés de un guitarrista aficionado y discípulo suyo de aquel país que comenzó a dar conciertos en universidades y conservatorios ingleses, grabando varios recitales para la BBC. A raíz de ello registra un puñado de discos para Columbia, Decca e Hispavox a finales de los 50 y primeros 60. Con todo, en su tierra siguió siendo prácticamente un desconocido, pese a la monumental exhibición que hizo en el disco de Valderrama arriba mencionado, con más de 50 toques diferentes, excepto para un selecto grupo de seguidores y discípulos entre los que se encontraban los ingleses Harvey, Jones, Ted Diggle y John Magarsliasch, que transcribió a la partitura la obra de Martínez, transcripciones que se editaron en Francia en los años 60.  Esta disco no es sino una personal visión del tocaor del legado clásico, con aportaciones propias en los niveles melódico, en forma de nuevas y originales falsetas, y rítmico. La obra combina estilos más melódicos, como tarantas y guajiras, con otros con el ritmo como protagonista como bulerías, con acompañamiento de palmas, seguiriyas y soleares, en los que demuestra que ser un estilista lírico no está reñido con el dominio del compás flamenco. La base melódica y armónica de esta disco es la obra de Ramón Montoya a la que imprime Martínez un acento rítmico muy marcado. Y todo ello con el marchamo de la pulcritud, la elegancia, el gusto por el matiz, y el respeto por el oyente, de manera que su discurso se ofrece con amabilidad, con donosura, sin excesos ni distorsión alguna. Incluso las formas tradicionalmente más agresivas, como la seguiriya, en la guitarra de Martínez aparecen pulidas y fácilmente accesibles para el oyente. Pepe Martínez León vivió toda su vida en la Alameda de Hércules sevillana, donde se inicia al toque con 11 años impulsado por su madre, cantaora de saetas aficionada. No es sin embargo hasta los 17 cuando profundiza en su instrumento, gracias a sus vivencias en la Alameda de Hércules con los Cepero, Pinto y compañía. Todos estos datos los oímos de su propia voz, como digo, en la entrevista que se emitió en 1971, hecha en el salón de su casa, con un puro en la boca y enfundado en su batín. Vemos también, en el mismo programa, a Martínez paseando por las columnas y tomándose una cerveza en la barra de la Norte-Andaluza.
Juan Vergillos | Actualizado 11.09.2011 -  El tocaor en una de sus sesiones para la BBC.

VIDEO





La Guitarra Flamenca de Pepe Martinez.avi - YouTube

Arte Flamenco. La Guitarra Flamenca de Pepe Martinez.

Datos históricos recopilados,   poema de José Maria Ruiz Fuentes

Volver 

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003
Cerrar