LA PERLA DE CÁDIZ

 

ANTONIA GILABERT VARGAS. Cantaora gitana,   más conocida en el mundo del arte del cante flamenco con el nombre artístico de LA PERLA DE CÁDIZ, nació en Cádiz en el año 1925 y falleció en Cádiz en el 1975. Su voz fue una de las más flamencas de mujer que el cante ha dado, se destaco sobre todo en los cantes por alegrías, bulerías, soleares, tientos, tangos y saetas. Era hija de dos grandes artistas, el tocaor Juan Gilabert y la cantaora Rosa Vargas Fernández (Rosa la Papera), de los que su hija heredó su talento, es muy posible que aprendiera de ella, así como la mayoría de las Bulerías cortas que cantaba o tal vez de sus tíos, casa donde se crió rodeada de grandes maestros.

 

 



Cádiz siempre la recordara
porque a tenido a la Perla
la más grande cantaora
de toda su provincia entera
con su arte gracia y compás
era para su Cádiz la reina
 

 

 

Los padres de la Perla se dedicaron al Flamenco participando en reuniones, fiestas y actuando en los reservados gaditanos. Rosa la Papera contaba ya con una excelente reputación en Cádiz, lugar donde no quería ir a cantar la Niña de los Peines, porque decía que allí había una gitana que no había quien pudiera con ella,  naturalmente era Rosa la Papera madre de la Perla.  La Perla su hija heredo todo aquel arte que demostró durante toda su carrera artística, querida y admirada por toda la afición, por su grandeza de decir el cante, con ese sabor gaditano de su tierra.. .
 

 


En 1960 debuta en el tablao Zambra de Madrid, junto a los grandes cantaores Manolo Vargas, Pericón, Rafael Romero, Juan Varea y tantos grandes alcanzando una gran popularidad. En 1962 se le concede el Primer Premio de Bulerías en el Concurso Nacional de Cantes de Jerez y a continuación la contratan en los tablaos sevillanos de Los Gallos y El Guajiro. Vuelve a Madrid un año después, contratada por Manolo Caracol para la inauguración de su tablao (Los Canasteros), formando cartel con Fernando Terremoto, y su sobrina  María Vargas, Muy joven todavía, y con los guitarristas Melchor de Marchena, y Paco Cepero.


Catedral de Cádiz


en la foto José Ruiz esposa e hijo, en el café novelty de Cádiz, 10-9-06

 


En 1968 inauguró la Venta Tablao (La Perla de Cai) en la carretera del Puerto de Santa María, Valdelagrana junto a la venta El Maca,  por donde pasaron todos los buenos artistas del momento. Aún regresó en varias ocasiones a Madrid donde era embajadora de los cantes de Cádiz, junto a su inseparable marido Curro la Gamba. Su muerte siendo todavía bastante joven se produjo como consecuencia de un cáncer de pecho

 

 

El centro de La Merced acoge el ciclo La Perla en el Recuerdo
El 35 aniversario de la muerte de Antonia Gilabert Vargas se celebrará con tres actuaciones diferentes que se desarrollarán durante octubre, noviembre y diciembre
Más vale tarde que nunca. Cuando parecía que el 35 aniversario de la muerte de Antonia Gilabert Vargas había pasado casi de puntillas por la ciudad que la vio nacer, se anuncia la creación de un ciclo de actuaciones que vienen a homenajear a la cantaora fallecida el 14 de septiembre de 1975. Un ciclo de actuaciones que se celebrará en el centro municipal de arte flamenco de La Merced bajo el título La Perla en el Recuerdo. Tres propuestas diferentes, con la investigación, el baile y el cante como protagonistas, conforman el homenaje que se extenderá durante los meses de octubre, noviembre y diciembre. Es decir, un espectáculo por mes. En este octubre recién estrenado la voz y la palabra rendirán tributo a una de las madres del cante gaditano con una conferencia audiovisual de Félix Rodríguez e ilustrada por la cantaora Manoli de Gertrudis. Así, el día 15 de este mes el flamencólogo, amigo de La Perla y autor de la obra El arte en la sangre disertará sobre la biografía artística y personal de Antonia Gilabert aportando tanto datos basados en sus investigaciones como anécdotas apoyadas en las incontables experiencias que vivió con la intérprete. Fotografías, partidas de casamiento y nacimiento y diversos recortes procedentes de la hemeroteca de Diario de Cádiz serán proyectados por el ponente, que estará presentado por Rosa Rodríguez, durante la conferencia titulada Vida y cante de La Perla de Cádiz. Un archivo inédito.  Para ilustrar la charla Rodríguez ha elegido bien. Así, el flamencólogo se apoya en la voz de Manoli de Gertrudis, sobrina de La Perla y de los Gineto, prima de Juan Villar y una de las intérpretes que mejor recrea los cantes de la intérprete homenajeada. La cantaora estará acompañada de Joaquín Linera, El Niño de la Leo, al toque y David de Gertrudis y Jorge, a las palmas y acompañamiento. En noviembre, el día 19, le tocará el turno a la disciplina del baile. Así, Lydia Cabello pondrá en escena La voz del silencio, una adaptación libre de La Casa de Bernarda Alba, con Raúl Gálvez y Paco Reyes como cantaores; Miguel Ramos y El Niño de la Leo, como guitarristas, Edu Gómez en la percusión y Emilio Martín al violín y con el baile de Carmen, Alicia, Patricia, Davinia, Ana Silvia y la propia Lydia. El ciclo concluirá el viernes 10 de diciembre con villancicos flamencos, muy acorde con el programa de La Merced para el navideño mes. Para enjaretar este ciclo se ha escogido al grupo Jóvenes Flamencos liderado por la cantaora Reyes Martín que recuperará y adaptará algunos cantes y guiños de La Perla para la ocasión. Además, durante estas actuaciones -como también durante la programación habitual del centro de arte flamenco- los espectadores podrán observar la obra Faralae de la pintora Miriam Lorenzo que ha cedido temporalmente esta pieza para su exposición en La Merced. Faralae (técnica mixta y ensamblaje sobre madera 122x122 cm) pretende honrar el significado del volante que tanto ha realzado la belleza femenina en sus trajes de faena. El volante representa la fuerza de la mujer andaluza y del baile flamenco.
Tamara García / Cádiz | Actualizado 02.10.2010 -  La Perla de Cádiz durante una actuación con el maestro Paco Cepero.

La Perla tendrá su monumento
Se descubrirá en Plocia el 11 de septiembre en conmemoración del 40 aniversario de su muerte
Tras un año de conversaciones y trámites y cuarenta desde su desaparición, Antonia Gilabert Vargas, La Perla de Cádiz, tendrá un monumento en su ciudad. Así lo confirma José Rodríguez, presidente de la asociación de vecinos Las Tres Torres, del Barrio de Santa María, que ha aunado fuerzas con las peñas flamencas de la ciudad para conseguir que la más grande cantaora de Cádiz tenga una efigie en el barrio que la vio nacer y crecer como artista. "Ya desde el año pasado veníamos hablando de esto porque, bueno, yo nací en la casa de ella y para mí es la más grande cantaora que ha dado España después de Pastora Pavón, al menos, así lo pienso yo... El caso es que desde la asociación pensamos que también las peñas flamencas tenían ese sentir con La Perla y juntos hacíamos más fuerza para pedir el monumento, así que hablé con Paco Real (presidente de la peña La Perla de Cádiz), Pepe Morote (presidente de la peña Juanito Villar) y Antonio Benítez (presidente de la peña Enrique el Mellizo) e hicimos un escrito y hablamos los Ayuntamientos pues Cemabasa financia la obra. Y hoy ya parece que es una realidad", explica Rodríguez que informa que la inauguración tendrá lugar el próximo día 11 de septiembre. La pieza será realizada por el artista Antonio Barberá, autor de los monumentos a la bailaora Conchita Aranda y al cantaor Chano Lobato, e irá situada en la calle Plocia con Santo Domingo, "casi delante de la escalerilla del convento", precisa el presidente de la entidad vecinal. Rodríguez adelanta que la escultura nos devuelve la imagen de una cantaora en pleno rendimiento, en su momento más dulce, con un traje de volantes bajo, en pie y con las manos alzadas en un momento del calor de la interpretación. "Le han dado el visto bueno los hijos y los que hemos ido a verla", explica. Además de la inauguración del monumento (que previsiblemente se realizará el día 11 sobre el mediodía en un acto al que los organizadores invitarán tanto a las anteriores autoridades municipales como a las actuales), la peña La Perla de Cádiz abrirá sus puertas por la noche para ofrecer un homenaje a La Perla con la participación de diversos artistas de la ciudad. Y es que la memoria de Antonia Gilabert sigue viva, en Cádiz y más allá de sus fronteras, alimentada en la cabeza y los corazones de los buenos aficionados y de los artistas que no dudan en recrear sus bulerías y en mentarla en sus letras. "Sus principios se forjaron en ese crisol de maestros del flamenco, como es ese barrio de Santa María y, sin darse cuenta, casi sin saberlo, tenía en su voz privilegiada toda la majestuosidad, la esencia, el compás y el duende en su cante". Hace cinco años, en el 35 aniversario de la muerte de la artista, el flamencólogo Félix Rodríguez recordaba a este periódico tanto el legado cantaor que recibió la intérprete como el propio testigo que la inolvidable Perla dejó a su familia. "La Perla llevaba el cante en la sangre más que en la cabeza. Llevaba la herencia cantaora de su madre, Rosa La Papera; de sus tíos, Joseíco, Manuela la China, Remedios,…; así como también la llevaban sus primos Manuela la de Charol, Gertrudis, Pilar, Pablo, Antonio, Jineto, Juan Villar, Manoli, Paca…", enumeraba. Antonia Gilabert Vargas nació el 19 de junio de 1924 en el número 28 de la calle Botica, en pleno Barrio, pero, apenas cinco días después la llevaron a Chiclana y la bautizaron "por feria de San Antonio", como recordaba Félix Rodríguez que apunta el día de su casamiento con Francisco Torres Tejada, Curro la Gamba, ( 30 de julio de 1948 en la iglesia de la Merced). Juntos vivirían en la calle Servanda, 1. La Perla se alzó con los premios de bulerías y alegrías del Concurso Nacional de Cante de Córdoba en 1959, el premio especial de Bulerías en el Primer Concurso-Festival de Arte Flamenco de Cante, Baile y Toque de Jerez, en el 62, una cita donde se consagraron también Fernando Terremoto y Paco de Lucía y el primer premio del I Certamen de los Cantes de Cádiz en el año 1968, un galardón que recogió de mano del cantaor Aurelio Sellé.  Antonia dejó discos, grabaciones, compartió cartel con los más grandes cantaores de su tiempo y regaló momentos únicos en festivales y tablaos de todo el territorio que se quedaron para quienes los vivieron, haciendo su leyenda grande, asombrosa, como su cante. Fue en el año 1973 cuando ingresó en el hospital San Juan de Dios para ser intervenida por un tumor en la mama. Siguió actuando y cumpliendo con sus múltiples compromisos hasta que el 8 de septiembre de 1975 ingresaba en el Hospital de Mora para fallecer el día 14 del mismo mes.  El monumento a esta gran artista de Cádiz se suma a dos hitos más donde se le rinde homenaje, la calle que lleva su nombre (en el Barrio de Santa María) y su busto en la puerta de la peña flamenca de la que es titular.
Tamara García cádiz | Actualizado 18.08.2015

La Perla de Cádiz ya tiene un monumento en su ciudad
La escultura, que se descubrió ayer en la calle Plocia, es obra del artista José Antonio Barberá
La calle Plocia cuenta desde ayer con una escultura de la cantaora gaditana Antonia Gilibert Vargas, conocida artísticamente como La Perla de Cádiz. La figura, obra del escultor José Antonio Barberá, se descubrió ayer en un acto al que acudieron familiares de la artista fallecida y el autor de la obra. También estuvieron presentes distintos representantes de la corporación local. Del equipo de Gobierno, asistieron la concejala de Cultura, Eva Tubío, la concejala de Mujer, Ana Camelo, y la concejala de Comercio, Fomento y Turismo, Laura Jiménez. También estuvo presente en el acto el presidente de la asociación de vecinos Las Tres Torres del Barrio de Santa María, José Rodríguez.
Redacción Cádiz | Actualizado 13.09.2015 - La escultura de La Perla de Cádiz, ayer durante su inauguración.

VIDEO

AUDIO


Homenaje a La Perla de Cadiz
En un Cante por

BULERIAS Y FANDANGOS

Acompañada por Niño de los Rizos
Duración 7:09

Autor: José María Ruiz Fuentes

 Volver ver la histotria

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003